Jardines

foto del jardin principe de anglona foto de David Jimenez

Jardín del Príncipe de Anglona.

By | Jardines, Jardines de Madrid, Paisajismo | No Comments

Una pequeña puerta da acceso a este jardín decadente y preciosista en pleno corazón de La Latina. Su tapia de ladrillo desgastado muestra las cicatrices del paso del tiempo, confesando al visitante que es un muro con alma, con esa patina que nos revela que el lugar al que vamos a acceder tiene algo de mágico y especial. ¿Entráis?

Foto de jardin romantico en madrid, David Jimenez

Datado en el siglo XVIII y con una geometría muy marcada, su estructura es propia del jardín romántico inglés. Pasillos de ladrillo a sardinel lo recorren, encerrando entre ellos parterres de boj y césped. Una pequeña fuente sin uso organiza el espacio central. Todo ello a la sombra de plátanos y acacias japonesas que confieren al espacio de una atmosfera tristemente encantadora.

Se mantienen estructuras del jardín romántico como un cenador y dos grandes pérgolas de arco de medio punto. Sus rosaledas maltratadas por el otoño, en primavera harán recuperar al jardín el esplendor perdido en los meses de frio.

La aparición de árboles frutales -propios del jardín mediterráneo-, le confieren a este espacio una personalidad propia, que aunque influido por las tendencia paisajistas de la Inglaterra del siglo XVIII y XIX, no puede dejar a un lado nuestra cultura. El Caqui, el almendro, los granados o la majestuosa higuera que pelea por encontrar la luz del sol, son ejemplos de ello. El jardín como huerto.

Pero no es su distribución, ni la relación de las especies que lo componen lo más interesante, sino sus matices, la razón por la cual cuando entras, permaneces entre sus muros.

Lo primero que te envuelve es la temperatura y la humedad, descendiendo la primera varios grados. Respirar tierra húmeda te transporta a espacios verdes, amplios, nada propios del centro de Madrid. Es un jardín triste y de profunda atmosfera melancólica. La experiencia que transmite recuerda que las cosas sencillas pueden ser mucho más intensas de lo que a priori podemos pensar, poniendo en valor la ruina como elemento bello. En este sentido cabe destacar el uso de simple tierra limpia con algo de gravín como elemento de cobertura o su extremada asilvestración en los limites, donde una abelia descuidada desdibuja el final del jardín.

Así que si estás cerca, déjate caer por el Jardín del Príncipe de Anglona. Eso sí, no olvides un buen libro, tu música favorita o un pequeño bloc de notas. Tu eliges.

Jardin principe de anglona en madrid
muro de ladrillo jardin principe de anglona
jardin principe de anglona foto de David Jimenez
diseño de jardin romantico Principe de Anglona. Foto David Jimenez
foto del jardin principe de anglona foto de David Jimenez
Este jardín contiene:

Pittosporum tobira, Hedera helix mini, Laurus nobilis, Prunus dulcis, Arbutus unedo, Diospyros kaki, Platanus hispanica, Sophora japonica, Abelia grandiflora, Berberis, Prunus laurocerasus, Ficus carica, Buxus, Rosa.

brody house landscape house

Patios con encanto. F. Brody House

By | Jardines, Paisajismo | No Comments

En ocasiones te encuentras con espacios de tal fuerza, que en cierto sentido no quieres conocer el resto de la arquitectura por el miedo de que esta te decepcione.

Posiblemente la  razón por la cual Brody House es ya un icono de la arquitectura californiana es gracias a este patio donde Quincy Jones y Garrett Eckbode hicieron un trabajo esplendido. En el crearon una atmosfera intimista y fresca donde la arquitectura, el mobiliario y el paisaje se entremezclan. La vegetación –con un gran ficus como protagonista- altera el volumen mediante sombras proyectadas. El mural de Henri Matisse complementa el color de la vegetación subtropical y la decoración se sitúa entre ese límite de objeto arquitectónico y mobiliario. Simplemente genial.

brody house landscape house

¿Cómo transformar parte de un jardín en vivienda?

By | Jardines, Reflexiones | No Comments

Reconozco que suelo consumir bastante arquitectura de forma rápida, como aquel que ojea revistas de moda o lee el periódico. Al fin y al cabo son signos de estos tiempos. Todo va excesivamente rápido y acceder a cultura es cada vez más sencillo. Luego está por otro lado el eterno debate sobre qué filtrar, pero eso lo dejamos para otro día.

Hoy lo que os traigo es esta vivienda de  Bureau de Change Design Office. Os preguntaréis qué tiene de especial. Lo cierto es que muchas cosas y ninguna a la vez. Quizás sea por mi formación como arquitecto que intento hacer dialogar contantemente el paisaje con la arquitectura. Puede que sea mi mayor logro, quién sabe. En cualquier caso, hace unos días vi esta casa en uno de esos momentos que os comentaba. Entre cafés y bollería recién hecha me mesaba la barba cuando al verla recordé al instante la casa F de Joaquín Alvado. Fue un flash de esos que te llevan a otro lugar. Concretamente a la vivienda que este arquitecto (con el que tuve el lujo de trabajar años atrás J) realizó en 2009 en Alicante.

¿Qué similitudes tiene? Más allá del formalismo, del que dista bastante y que único punto común podría ser la limpieza de la planta. Ambos proyectos trabajan el jardín como escenario y las dos viviendas introducen el paisaje en el interior. Quizás la de Alvado de una manera más evidente y directa.

Poniéndonos en antecedentes, el proyecto de Bureau de Change Design Office consiste en la reforma de una vivienda victoriana del siglo XVIII que pretende ampliar la planta baja ganando superficie y continuidad al resto de la vivienda.

Es entonces cuando descubres que lo que busca el proyecto no es ampliar la vivienda hacia el jardín, sino introducir el jardín en la vivienda. ¿Cuál es la diferencia? Si nos fijamos en las imágenes, la nueva distribución mantiene los muros de fábrica de ladrillo. De esta manera se continúa la esencia del courtyard exterior en el interior de la vivienda. Quizás la idea con la que trabajaron en Bureau de Change fue más con introducir algún contrapunto entre las líneas rectas y sobrias de la decoración actual y la rugosidad del ladrillo envejecido. Si fue así, lo que no hay duda es que también han conseguido extender el jardín hacia dentro, ayudando además con los lucernarios perimetrales.

Esta manera de trabajar el paisaje como el negativo de la reforma, construye una situación ambivalente en la que lo dentro está fuera y lo fuera dentro. Esto se consigue gracias a una fachada completamente abierta al jardín que configura el jardín como una escenografía perfecta. Lo que ocurre dentro, ocurre fuera y al revés.

No voy a entrar en el jardín, al fin y al cabo es un jardín sobrio de pradera de césped y seto perimetral. Si que es de destacar la intención de “hogarizar” la valla mediante el uso de la tarima de madera. Este gesto tampoco es baladí, puesto que nos habla de los mismo, si en el interior el muro de ladrillo cobra importancia, en el exterior la madera revaloriza la vista.  El proyecto, se resume por tanto en coser el interior y el exterior pero destacando (al menos de manera sutil) esas costuras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR