Autores: David Jiménez, Alicia Soler y Loli Moltó

panel para concurso de arquitectura de gandia

IMAGEN URBANA
El desconocimiento sobre la futura actuación en el bulevar así como el número y forma de los comerciales no hico plantear el concurso como algo permutable, móvil y elástico. La propuesta consiste en una envoltura textil elástica que envuelve las cuatro manzanas comerciales dotándolas de un carácter y aspecto unitario, convirtiéndose en el telón de fondo del bulevar. Un frente continuo y homogéneo que va modificando su aspecto en función de la actividad comercial. De él surgen unos miradores que dialogan con el hospital, intentando capta una panorámica con los campos de naranjos al fondo o una instantánea de la actividad del bulevar.

ELASTICIDAD AJUSTADA
La malla envuelve los volúmenes que anteriormente se han adoptado teniendo en cuenta la modulación del parking y las restricciones de fachada. Como resultado se obtienen un juego de piezas comerciales que se apilan en dos alturas. La malla es capaza de cubrir el volumen obtenido adaptándose y suavizando sus formas. Los miradores quedan sujetos al volumen principal llamando la atención de los viandantes. El espacio intersticial entre el edificio y la envolvente se convierte en transición entre la banda comercial y el bulevar, el interior y el exterior. Se generan multitud de situaciones en las que la malla es capaza de adoptar diferentes roles, cubierta, protección solar, antepecho, fachada,…

PIEL INTERACTIVA
Esta envoltura, a modo de guante, se estira y adapta ofreciendo distintos grados de permeabilidad/privacidad de la visión del interior- exterior (cafeterías, ocio, etc.). De esta manera, durante el día oculta los huecos de servicio e instalaciones que contiene, pero por la noche dichos huecos se convierten en planos luminosos y los paneles de leds muestran información y dotan de vida a esta piel.

Leave a Reply